1 febrero, 2018

Danzarines


Cuando nos movemos, nos ponemos en funcionamiento, sentimos nuestro cuerpo, jugamos, bailamos, crecemos,…..

A través del juego fortalecemos la musculatura, los niños necesitan una espalda y unas piernas fuertes que les sustenten desde el principio. Estos ejercicios, a su vez, fortalecen a mamá y papá que también necesitan ganar tono para sostener a su bebé que poco a poco irá creciendo.

Desde la danza aprenden a conocer y manejar su cuerpo consiguiendo movimientos armoniosos, dinámicos y precisos. De esta manera se favorece la maduración del cerebro que participa grabando el dibujo de cada movimiento teniendo en cuenta la trayectoria, intensidad, dirección, control, ajuste y fijación de la mirada.

Ritmos, tiempos y melodías son esenciales para experimentar las diferentes formas del movimiento, adquiriendo una mayor capacidad expresiva y desarrollo el lenguaje.

Actividad dirigida a familias con niños/as desde 0 a 3 años.
Se recomienda acudir con ropa cómoda y calcetines.